Sin título-1.jpg
El histeriqueo masculino
09.06.2011 | Por: Miss Delacour

 

El eterno “no sos vos, soy yo” y  “la cosa pintaba para serio y me asusté”.

 

A través de los años, (bueno desde siempre) las mujeres hemos sido catalogadas como caprichosas, celosas, vuelteras e insoportablemente histéricas. ¡Pues he aquí la buena nueva féminas! La situación ha cambiado y la torta se ha dado vuelta.

 

Resulta que al parecer, los hombres estarían experimentando cierto tipo de ovulación, menstruación y hasta climaterio por lo que sus características de “machos decididos” se están perdiendo increíblemente rápido.

 

Y es que si chicas, ninguna puede decir que en algún encuentro cercano del tercer o cuarto tipo con el chongo que nos gusta y nos vuela la cabeza, no haya experimentado la sensación de ser de repente “el hombre” de la situación. Canciones y frases románticas, miradas atontadas, preguntas de todo tipo y color, la ñoñez en niveles desmesurados y por supuesto las ganas de filosofar cuando una no da más de cachondez y quiere ejecutar el acto sexual para dormirse inmediatamente, fumar y dormirse, comer algo y dormirse o simplemente vestirse e irse. No muchachos, ya no queremos hablar de nuestros sentimientos y menos si las damas que tienen a su lado tienen otros compromisos sentimentales, porque ¡hey! Es el siglo 21 y ahora las mujeres también tienen amantes y no se las culpa, ni puede culpar por ello: GO GIRLS!

 

 

Sin embargo y aunque esta notificación debería alegrar a los del sexo opuesto, pues ya no tienen que lidiar con el “aterrador” pensamiento y temor que los horrorizaba tiempo atrás: “Si me la curto seguro que se me va a pegar cual calcomanía”, ha sucedido todo lo contrario, porque ahora son ellos los que quieren saber que nos pasa. Pero ¡tranquilo man! Esa situación de nuestras boberías internas ya no pasa más, ahora es la mina la que te busca y te quiere dar vuelta para volver a su vida normal como si nada, sos algo casual para ella como muchas lo habrán sido para vos.

 

Ha nacido chicas la figura de la “vengadora del futuro”, sí, esa perra que nos va a vengar a todas a las que alguna vez les rompieron el corazón. See! Todas las resentidas, hambrientas de sangre y venganza venerarán a esta nueva generación de atrevidas que tomarán lo que quieran de los hombres y los dejarán tirados cual felpudo de bienvenida de la puerta de la casa de la nona.

 

Pero aunque el mundo parecería haber encontrado un perfecto equilibrio, los chicos tienen ahora un nuevo y pequeño drama: invocan a esa retorcida filosofía que nosotras odiamos con todo nuestro ser, la legendaria: “como no te puedo tener, voy a hacer todo lo posible para matarte la cabeza, que cambies tu mundo, tu vida, tus cosas para que estés conmigo”.

 

Y sí, pero a no olvidarse cuantas veces has llegado a alcanzar increíbles niveles de voladez pensando como naba en el pibe que aplasta el cerebro, mirando incesantemente el celular para ver, cada dos minutos, si te mandó ese mensaje que tanto esperas, ese texto bien al estilo del vampirito de “Crepúsculo”que te sube la bilirrubina, o las innumerables veces que soñaste que abrís la puerta de casa y está ahí apostado junto a su noble corcel esperándote para huir. Ni hablar de las veces que pones el celu en vibrador para no sentirlo en el boliche y “sorprenderte” cuando ves un mensajito de él: “no lo ví, es que estaba en la mía sin pensar en vos eh, no no, no te pensé ni una sola vez flaco”. Súper-superada. Pero ahora la cosa se puso jodida porque cuando una por fin decide dejar de darle bola al histérico que seguramente sale con más de una y armar la vida con ese chaboncito que ha hecho caminito de hormiga para que le des cabida, ese que te ha bancado siempre ahí firme como rulo de estatua, este otro salame decide que ahora que vos estas de novia o superando las cosas bastante bien, quiere estar con vos: ¡HISTERICO!

 

Y pobrecita si una decide dejar todo para irse con el muchacho que te licuó las neuronas en reiteradas ocasiones anteriores con el clásico “es que no sos vos, soy yo”, “te juro que me pasan cosas con vos pero no sé si estoy listo para una relación” y la gran “es que me invitaste a almorzar con tu familia y me asusté”. ¡Fumala! Deja a la mina en paz que está en búsqueda de su armonía interna, ella quiere alcanzar el nirvana y vos tironeándole la pata como cachorro en celo para volver a joderle la vida.

 

Porque es fácil chicas, cuando no te pueden tener andan atrás tuyo pero cuando te tienen arrancan las histeriqueadas “estoy enamorado de vos, pero no sé si estoy listo para dar el siguiente paso”, “sos re buena mina por eso no te quiero tener a las vueltas”, “estoy a full con vos pero a veces no sé si llamarte o mensajearte”.

 

Flacos stop it! Si quieren llamar o mensajear: háganlo porque ¡NOS ENCANTA! Nos gusta que nos anden atrás entiéndanlo. Ahora, si ven que finalmente los exiliamos de nuestras cabezas sin recurrir al balazo en el cerebelo y/o a colgarnos en el medio de la Arístides con los cables del trole, ¡NO NOS JODAN!

 

Es un consejo de una mina que esta harta y re podrida de los “poetas de bragueta y revolcón”.