patriwebtapa.gif
Nota: Pablo Segura  
Esos tipos eran como bombas pequeñitas
Comando Luddista | Documental

El Alucinante Viaje de Patricio Rey pasó por Mendoza y dejó en el Teatro Imperial un material inédito que muestra cómo se formaron los míticos Redondos.

 

 

 

Título original: El alucinante viaje de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota

 

Año: 2015

 

Duración: 100 min.

 

País: Argentina

 

Director: Comando Luddista

Crítica:

El viaje de Skay a Londres por ganar un concurso. Una banda bajo los efectos del hachís. Una desquiciada gira por Salta. Todo esto, y algo más, durante 16 años, fueron parte de un largo proceso que terminó con el primer disco de (me animo a decirlo) la mejor banda que dio el rock de nuestro país.

 

Allá por 1.985, los Redondos tiraron Gulp!, dando así un inicio a lo que sería una trayectoria que marcó un antes y un después en la historia del rock nacional. Pero ¿qué pasó durante los 16 años anteriores a ese material?

 

Eso es lo que muestra “El Alucinante Viaje de Patricio Rey”, una película/documental que llegó esta semana a Mendoza y se vio en el Teatro Imperial, con dos funciones agotadas.

 

El Comando Luddista, con Walter Bando, Capitán Balurdo, Hidroman y Miguel Funes, recopilaron durante 8 años, con material inédito, la formación de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota.

 

Pero lo hicieron de una manera que hasta ahora, por lo menos en el colectivo de la gente, no se había visto. El viaje de Skay Beilinson, en 1.969, a Londres inició todo.

 

Su hermano, Guillermo, es el que mejor relata, con lujo de detalles, cómo fueron esos años. Al Rey de la Guitarra, como lo definimos semanas atrás cuando Skay tocó en Mendoza, ese viaje le cambió la cabeza.

 

Los efectos del hachís y la movida que había en ese entonces en Europa, llevaron a formar “Diplodocum Red & Brown”.

 

Lo que era una banda con música en inglés, empezó a tener su desarrollo. Toda una expresión cultural sobre un escenario. Danza, teatro, artes plásticas, algunos tipos que hacían payasadas al lado del escenario y varios músicos tirando acordes al voleo.

 

En esta película, todos esos personajes que, sin darse cuenta, estaban dando inicio a Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, cuentan qué se vivía en ese momento.

 

El film se centra, sobre todo, en un desquiciado viaje a Salta, donde Diplodocum, que posteriormente se transformaría en La Cofradía de la Luz Solar, empieza a dar sus primeros pasos, allá por 1.978, en el Bar El Polaco, lo que los músicos definieron como “un cabaret” –donde vivieron durante días unos 40 tipos-.

 

Topo D’ Aloisio, guitarrista de esa banda, el tecladista Bernardo Rubaja, Pepe Fentón, que también tocaba el bajo junto a Skay, son algunos de los músicos, periodistas y demás artistas, que muestran un material inédito (como el audio del primer ensayo de Los Redondos o los primeros temas que nunca fueron grabados) y detallan esa idea que tenían en plena dictadura militar.

 

“Patricio Rey te hacía reir, cuando en el país estaba prohibido reírse”, resume uno de los músicos. “Meterse en la Galería Rodrigo –donde fue el primer ensayo de Los Redondos- era ser libre en un lugar donde no había libertad”, agrega otro.

 

Tras ese paso por Salta, El Alucinante Viaje de Patricio Rey, relata lo que fue una gira por Azul, donde, de a poco, empezó a formarse Los Redondos, con esa primera banda formada por Skay, Indio Solari, Piojo Abalos, Willy Crook, Tito Fargo y Semilla Bucciareli.

 

Su primer demo, con temas como “Nene, nena”, “Mariposa Pontiac”, “Superlógico” y “Pura Suerte” y “Un Tal Brigitte Bardot”, y la grabación, casi en vivo, de los que sería Gulp!.

 

El documental es muy recomendado. Si bien ya no se verá en ninguna sala de la provincia, habrá que esperar a que esté disponible en la web.

 

Incluso, hasta es un material para verlo en tu casa, tranquilo y en silencio. Sabrán que en un teatro, con 800 ricoteros manijas, tal vez se pueda perder algún testimonio o versión inédita, como una de Ladrón de mi Cerebro, en los ‘70.

 

Mientras esperamos, sólo podemos seguir analizando y debatiendo, una y mil veces más, lo que genera cada producto relacionado con Los Redondos. El ricotero lo consume de principio y a fin, a su manera, descontrolado, sea una misa en un hipódromo o un material inédito en un teatro para 800 personas.

Trailer

Alternative content