díasweb01.jpg
Días del futuro pasado
07.04.2014 | Claremont y Byrne

Ante el inminente estreno de la nueva película de los X Men, Días del futuro pasado, revisamos la historia original basada en el comic. Una narración que marco un antes y un después en las historietas de superhéroes. 

El 2014 será el año de estreno de un nuevo film basado en los comics de mutantes del universo Marvel. Días del futuro pasado basado en la saga del mismo nombre de solo dos números realizada en los años 80 y que marco un hito en el buen hacer de los comics incluso influyendo en otros medios narrativos.

 

Solo 2 números publicados hace ya casi 26 años han marcado y siguen marcando una pauta en el devenir de los X-Men y el desarrollo de sagas más recientes.

 

En los inicios de los años 80 sale el Uncanny X-Men 141 al mercado con una portada que ha marcado un hito en los comics (catalogada como una de las 100 mejores portadas de todos los tiempos por la revista Wizard).

 

La famosa portada presentaba a un Wolverine mayor y con canas protegiendo a una madura Kitty Pryde mientras son enfocados por un haz de luz. Distinguiéndose al fondo un cartel con los miembros antiguos y modernos de los X-Men dándolos por ejecutados o prisioneros exceptuando al mencionado Wolverine. Todos los mutantes y los no mutantes o cualquier humano con poderes  esta muerto o prisionero en campos de concentración con collares inhibidores. La humanidad ha retrocedido y esta bajo las directrices de los Centinelas. Los que al ser nuevamente activados con un programa abierto ya no necesitan recibir órdenes de algún humano y han tomado el continente al pensar que es la mejor manera de eliminar a los mutantes y ahora proyectan extender su política antimutante a otros continentes. Estamos al borde de una III Guerra Mundial.

 

Todo esto tiene su raíz en 1980 cuando el senador Robert Kelly, candidato a la casa blanca, fue asesinado por la Hermandad de Mutantes y desde ese momento se quiso controlar no solo a todos los de su raza sino a cualquiera con algún poder especial. El resultado fue el Acta de Control Mutante y la creación de los Centinelas que acabaron matando a los Vengadores, los 4 Fantásticos, los X-Men, Spider-Man y demás “superhumanos”. En ese futuro, todo esta vigilado por los Centinelas.

 

Los mutantes supervivientes en campos de concentración liderados por un Magneto en silla de ruedas consiguen, gracias a Wolverine, los últimos componentes tecnológicos para quitarse esos collares inhibidores que les privan de sus poderes. Así  pues se fugan Coloso, Kitty Pryde, Tormenta, Rachel Summers (la hija de Cyclops y Fénix), Franklin Richards (el hijo de Mr. Fantástico y la Mujer Invisible) con el indomable Wolverine. Lamentablemente Magneto se queda en el campo de concentración incapaz de ayudar en la fuga debido a su invalidez. Estos tienen dos objetivos. Primero en el futuro, donde deberán irrumpir en el edificio Baxter, el cuartel general de los Centinelas y Desactivarlos.

 

La segunda es mandar la mente de Kitty al pasado (físicamente no pueden hacerlo), concretamente a su pasado de 1980, para advertir a los X-Men de lo que sucederá si la Hermandad de Mutantes Diabólicos consigue matar al senador Kelly.

 

Tengan en cuenta que ahora ya el concepto del futuro y pasado en una aventura tal vez parezca ya usado, pero en la época era novedoso. Incluso los films de Terminador y Back To The Future son posteriores a esta saga, lo cual le confiere mayor originalidad si se puede.

 

El segundo número de la Historia tiene una portada en la que se ve a un Centinela agarrando con la mano derecha a Storm ensartada en una lanza y con la izquierda disparando a Wolverine. El titulo de la cubierta: “En este número: Todos Mueren”. Otro gran numero donde se resuelve la saga pero deja abiertas las puertas al futuro. Pero Claremont y Byrne nos dejaron un Epilogo donde quedan más interrogantes y ahora los X-Men no pueden tener claro si ganaron o no (Epilogo no incluido en la mayoría de reediciones) no llegan a saber si su esfuerzo logro su cometido y si deben seguir luchando. Todo esto en dos números.

 

A partir de esta saga, Claremont fue dejando ligeras referencias a los Centinelas o a la promulgación del Acta Mutante. Lo que intrigaba incluso a los lectores pues no sabían si La historia del futuro narrada en la saga mencionada se seguiría desarrollando como algo inevitable que acabaría con los X-Men hiciesen lo que hiciesen. Se verían fragmentos posteriores a ese futuro cuando Rachel viaja al presente con el centinela definitivo Nimrod. Creo que ese espíritu del futuro-pasado vivía en los X-Men hasta la primera marcha de Claremont. En parte de los 90 los dibujantes y guionistas como Jim Lee y compañía parecieron olvidarse del destino incierto de los mutantes y los pusieron en otra dirección con otros enemigos y amenazas futuras muy distintas y bastante olvidables, En todo caso siempre quedaba el Futuro, ¿o no?

 

Fuente: Medios