nemesisweb02.jpg
Némesis
22.09.2014 | Mark Millar y Steve McNiven

Partiendo de una premisa tan simple que puede ser genial o estúpida al mismo tiempo, Mark Millar comienza a construir una historia donde toma el arquetipo del playboy millonario que hemos visto en múltiples ocasiones como hilo conductor de la trama de algún cómic y lo tuerce en la dirección contraria.

Mark Millar es un tipo que sabe lo que hace. Tras su particular deconstrucción del género superheroíco en Kick Ass, se puso a laburar en la idea de un “supervillano” protagonista de sus comics. Teniendo como concepto principal un personaje que sea como Batman pero con la oscuridad de The Joker. Es así que nace Némesis.

 

Némesis es la historia de un multimillonario muy caliente con el mundo y con mucho tiempo libre, cuyo máximo pasatiempo es el de putear y bastardear  a las autoridades y lo que representan (algo así como si Bruce Wayne en vez de combatir el mal lo fomentara). Desde los primeros globitos de texto vemos que nuestro protagonista es un mala leche frío y calculador, al que le gusta tener todo planeado hasta el último milímetro sin que nada escape a su control y dominando siempre la situación. De esta forma, disfrutará desafiando a los distintos jefes de policía de los distintos países orientales, para ver si alguno de ellos tiene los suficientes huevos como para atraparle. Y es que este pedazo de crack les ha cagado la vida a los jefes y autoridades locales de lugares tales como Singapur, Hong Kong, Pekín, etc.…

 

Pero todo ello no ha sido más que un mero entrenamiento y aperitivo para ir a por el plato fuerte, Blake Morrow, un afamado jefe de policía de Washington D.C. con el que tiene viejos rencores que terminan convirtiéndose en algo personal.

 

Némesis tiene un sello a la hora de trabajar, su Modus Operandi consiste en mandar una nota amenazante a la persona a la que reta, con el día y la hora exacta en la que acabará con su vida. A continuación se traslada a esa ciudad, contrata a los tipos más violentos y oscuros de la zona y a partir de entonces da rienda suelta al caos más absoluto que se puedan imaginar.

 

La acción, como es común en Millar, se vuelve plenamente cinematográfica (e incluso, como ya se deben estar imaginando, el tipo tiene en mente la adaptación fílmica de su cómic), pero es precisamente en medio de esta narración cinematográfica como se pierde cualquier sentido de la plausibilidad. Mark Millar está más ocupado en planear escenas que se verán impresionantes en el cine o diálogos apantallantes que en dotar a su personaje de un background real o de algún discurso significativo.

 

Sin embargo, un punto a favor desde mi punto de vista es el trabajo del dibujante: el gran Steve McNiven, que con ese trazo fino y detallado hace que la historia de Némesis sea un combo muy atractivo pese a su escaso contenido narrativo.

 

Recomiendo Némesis como una compra obligada para todos los fans del guionista escocés, porque esto es Millar es estado puro. Además cuando estrenen la peli te vas a poder agrandar y seguro que le decís a tus amistades de que leíste el cómic antes.

 

Fuente: Medios