La-Uru-3.jpg
Nota: Sol Romero  
“La uruguaya”: novelón para los tiempos que nos corren
| Pedro Mairal

165 páginas llenas de frases perfectas que construyen una historia entre dólares, calenturas, desamores y una condimentada ficción para devorarse en un par de horas.

No pude terminar “Rayuela”, juro que lo intenté con fuerzas, pero no pude. Empecé a leerlo en orden, porque al parecer era más corto así, sabía que no iba a poder terminarme ese ladrillo. En esta época tan milllenial de pantallas distractoras y series adictivas, se me hace casi imposible consumir clásicos que de antemano me huelen a bodrio, por más que sean de Cortázar o García Márquez. Me voló la cabeza el capítulo 7 y ya sé quiénes son la Maga y Oliveira por si alguna vez me toca hablar de un amor trunco o hacerme la snob entre literarios. Pero no llegué mucho más allá, y ahí está en mi mesita de luz recordándome objetivos propuestos e incumplidos.
 
 
Padecí “100 años de soledad”, venía de devorarme novelas más cortas del colombiano y el envión que traía se me cortó con ese sin fin de nombres vomitados entre una descripción hermosa y una prosa imposible, como la del Gabo. Pero no pude evitar padecerlo, saltearme párrafos, resignarme a entender el árbol genealógico y seguir hasta el final como se pueda. 
 
 
Así tengo varios clásicos que me comí por una especie de mandato incomprensible, snob, literario, de estar a la altura, de conocer el porqué y el cómo de lo que alguien por ahí, seguido de otros muchos, subió a un podio como “el mejor libro de tal” o “no podés decir que te gusta leer y no has leído esto”. Caí en la trampa y probablemente vuelva a caer, porque para les lectores y amantes del mundillo que te ofrece la buena prosa, este mandato incomprensible parece tan necesario como que la coca no sea light.
 
 
Pero me crucé, o más bien me cruzaron, con libros maravillosos que devoré sin sufrir, de plumas locales que volvieron a meterme en el juego divino que ofrece el simple y solemne acto de leer. Así caí en “La Uruguaya”, de Pedro Mairal, una novela exquisita de tan solo 165 páginas que me tragué en una siesta.
 
 
Lucas es un tipo al cual le pesan sus más de cuatro décadas pateando la vida como escritor, padre, pareja, hombre, careta, reflexivo, existencial. Vive la complejidad de la tan impuesta monogamia y la seducción femenina que - según afirman - es muy difícil de eludir cuando la sangre se dirige toda a la segunda cabeza masculina.
 
 
Dos lugares con culturas tan iguales como diferentes, Buenos Aires y Montevideo. Un amor a la uruguaya y un objetivo que parece simple: viajar a Montevideo a cobrar en dólares y traerlos de contrabando a Argentina en épocas de dólar blue, auge del arbolito trucho, restricciones y complicaciones en torno a los verde papelitos imperialistas.
 
 
En “La uruguaya” Mairal – autor de “Una noche con Sabrina Love” y “El gran surubí”, entre otros – despliega un rejunte de palabras ideal para estos tiempos de distracciones: simple, divertido, excitante, prolijo, salvaje y adictivo.
 
 
La empezás y la terminás de toque, y te quedás con ese gusto riquísimo que tiene ponerle fin a un libro para poder empezar otro. Buscala, es nueva, no es cara y está disponible también para Ebook.