Rocambole.jpg
Nota: Sol Romero   |  Foto: Pedro Fernández
Rocambole y la alienación tecnológica en el Le Parc
23.06.2017 | Mendoza

“La batalla de las pantallas” de Rocambole aterrizó en Mendoza y en las siguientes líneas te contamos porqué tenés que ir a verla. 

 

El artista plástico Ricardo Cohen colgó sus cuadros en las paredes del espacio Julio Le Parc en una muestra que invita a reflexionar al estilo Black Mirror sobre la deshumanización multimedial en la que vivimos.

 

La tecnología, que ya se ha vuelto una quinta extremidad del ser humano, de la cual pocos – por no decir nadie – pueden escapar, protagoniza cada obra y refleja el don que tiene para enfriar, vaciar y “facilitar” la vida a través de una pantalla.

 

La cabeza mirando al suelo, los ojos pendientes de lo que pase en ese rectángulo caliente que tenemos en la mano con la sensación de que lo que no está ahí no existe y la anestesia que producen las redes en el ser humano. El éxito de los me gusta, las suscripciones, el compartir cada paso, la sobreinformación, la desintegración de lo real y la falsedad de los titulares. Pero también la esperanza de que todavía queda algo en la cabeza o que dominaremos estas pantallas y no ellas a nosotros. Todo esto y más, logra transmitir Rocambole en la batalla artística que presenta para intentar desenmascarar la sociedad virtual en la que existimos.

 

La riqueza de las obras está no solo en el tema que atraviesa toda la muestra, sino en los colores y los trazos que el artista utiliza para deslumbrar visualmente a la “gente común”. Cada lienzo se presta a múltiples interpretaciones, descubriendo objetos, luces y formas a medida que uno se introduce en la pintura. Son cuadros para leer, para quedarse un rato observando, descifrando y reflexionando cómo y porqué llegamos hasta acá.

 

“Homo homini lupus” escribió en otro tiempo un filósofo llamado Plauto, traducido como “El hombre es el lobo del hombre” en referencia a que el ser humano es el único animal que se mata a sí mismo, la única especie en la tierra que puede armar una guerra para destruir a sus pares. Tan absurdo como real. Algo de esto también traen las pinturas del platense en las cuales plantea otro tipo de guerra, de batalla, que no es cuerpo a cuerpo, pero si lo pensamos sin esperanza igual terminará en la desintegración.

 

“El Sol será un recuerdo, la lluvia siempre fue ácida, pensaremos. Algunos recuerdos se colarán en nuestros cerebros, pero ya sabremos si son nuestros o implantados, si lo vivimos o solo lo vimos en una pantalla ya que existimos rodeados de pantallas. O creemos que existimos. Las prótesis audiovisuales se habrán adherido al cuerpo irremediablemente, lo han prolongado, insensibilizado, hasta hacerlo desaparecer. El hombre multimedial envuelto en luces y sonidos, fundido en sutiles experiencias táctiles y electrónicas fragancias, ha sido finalmente anestesiado para su atomización”.

 

La muestra puede visitarse hasta el 9 de julio, de 19 a 21 en el Espacio Cultural Julio Le Parc. Entrada gratuita.

 

Sobre el artista

 

Ricardo Cohen, más conocido como Rocambole, es un artista plástico es egresado de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de La Plata. Es el autor de las emblemáticas tapas de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Ha ilustrado también discos de Charly García, Skay Bellinson y Ataque 77.

 

Recorre el país dictando de arte y diseño y exponiendo sus obras.  En el 2014, publicó el libro "Rocambole Arte, Diseño y Contracultura", y en el 2016 "De Regreso a Oktubre", un homenaje a los 30 años del disco de Los Redondos.

Alternative content