Nota: Analia Martín   |  Foto: Marcos Doña
Una pinta de Café
18.12.2017 | Parque San Vicente
Cerveza-Contra.jpg

Último reporte inexperto de la Fiesta de la Cerveza edición 2017. El indie mendocino, el acento mexicano de los Café Tacvba y las fotos que supimos conseguir, en esta crónica muchamerdeana.

Llegamos tarde para ver Groova y El Gordo CañonPoxyband. La próxima será chicos, preguntamos por ahí qué tal estuvo y parece que sonaron de la hostia. Pasamos el control ratilauchi, y ya con cerveza en mano, que dicho sea de paso: bastante floja la propuesta cervecera, nos preparamos para ver Usted Señalemelo. Una de las bandas indie menducas con más fuerza, que más despegue ha tenido y con muchos años de experiencia en chicos, medianos y grandes escenarios. Una banda que aunque todavía tenga acné musical, se ve que está creciendo y madurando; pero por sobre todo se nota que los pibes hacen lo que aman, que nunca se apague eso. 

 

 

 

Se hizo la hora de prender Fuego en Moscú. Salió como asado ruso a las 9am después de la gira con amiguEs. Un hermosor. Si supiera más de música me daría vergüenza decir que es una banda prolija, pero como en verdad no sé nada y no tengo vergüenza… que banda prolija, che. Y justamente como cuando te estás comiendo ese asado de desayuno con la manada, es divertido sí, peeeeero, en mitad del bocado te preguntás si ya no es hora de irse a dormir. Así me pasó con los Fuego en Moscú, se me hizo un poco monótona. Hora de buscar más agua finamente gasificada con sabor a cerveza. 

 

 

 

 

Arrancaban con “La Maga” el coro de Onda Vaga. Lo que me pasó con la vagancia fue: sí, es simpática la banda… -al tema siguiente- mirá que lindo suenan en vivo… -al siguiente tema- che, al final había más que cantarle a la luna y el sol… -y al rato ya estaba bailando copada al mil-. Estaba ebria de música, porque ya a esa altura después del segundo vaso de birra me empezó a doler la cabeza y no quise saber más nada con la anfitriona de la fiesta. 

 

Minutos más tarde de finalizado el toque de Onda Vaga, se le dio la bienvenida a El Soldado. No entendí por qué El Soldado ocupó ese espacio en el festival. Único pifie de quienes pensaron la grilla, según yo, ojo. Algo desafinado el Rodolfo Luis González (cantante) interpretó, una vez más, casi todo el disco “Tren de fugitivos”; supongo que por estar en un festival no pintaba salirse mucho de los “hits”. Divetido, sí, siempre los recuerdo musicales son divertidos… Gran momento para ir al baño, comer algo, armarse uno sentadE por ahí. 

 

 

 

 

Después de la decimoquinta vez que lEs locutorEs anunciaron que se trataba de “la última jornada de la Fiesta de la Cerveza” (por si nos olvidábamos); le dimos la bienvenida a Café Tacvba. Haciendo composé absoluto con el indie pero con alguito más de picante, y el glamour no tan “fake” del indie menduco, subió a escena la chilanga banda. Algo así de ocho años tuvieron que pasar para que Café Tacvba visitara nuevamente Mendoza, esta vez, cerrando un festival departamental que ahora es festival provincial con aspiraciones a ser un festival nacional, internacional, galáctico y universal. 

 

 

Además de corear, cantar y bailar los clásicos tacuberos, lEs mendocinEs nos divertimos muchísimo imitando los modismos y el acento mexicano de Rubén Albarrán (voz principal de la banda). Cada vez que el Rubén decía algo (que no fueron pocas palabras) nos mirábamos con la persona de al lado y tratábamos de decir “culero” lo más mexicano posible. Yo sé que todEs lEs que estuvieron ahí hicieron lo mismo, no se hagan lEs cool. 

 

 

 

Lo más fascinante de Café Tacvba estuvo en lo nuevo; es que el último disco, “Jei Beibi”, está “chingón”. Con el estilo que caracteriza la banda, misma fuerza, mismo amor a la vida y respeto a las culturas originarias pero con más cumbia y electrónica, los Café mezclaron los clásicos con estas nuevas joyas camino a convertirse en clásicos también.

 

Como es costumbre, el recital de Café Tacvba estuvo mechado de agradecimiento a la vida, las energías del planeta tierra, el recuerdo de quienes luchan para mantener el mundo un poco menos contaminado. Además de un descargo social, el recuerdo de los 43 estudiantes asesinados por el Estado mexicano en Ayotzinapa y el pedido de cuidarnos entre todEs porque las cosas están fuleras en el mundo entero.

 

 

 

Así pasó la edición 2017 de La Fiesta de la Cerveza, la mejor de las ediciones (salvo por aquella en donde tocaron Divididos y Las Pelotas juntos). La calidad cervecera no acompañó la calidad musical. Desconcentración tranquila. Y a dormir la curda buena. ¡Salú!

 

Video Clip