Mariana-Con-3-thumb.jpg
Nota: Marcos Oliveri   |  Foto: Marcos Doña
Päraway Far Close
| Teatro Independencia

Nos encerramos en el teatro independencia con Mariana Päraway quien no solo habló con nosotros si no que hasta nos tocó unos temas.

   

 

 

   

   Mariana Porta (35) entra por la puerta de atrás del teatro Independencia como si fuese su segunda casa y como para no romper su cadena kármica pide agua para hacerse un té de manzanilla. Ya no es la misma del disco Los Peces que escuchaba Babasónicos, se confiesa distinta tras entender los momentos artísticos de cada uno. “Uno va cambiando” sentencia Mariana y con tono de no involucrarse nos revela sus más íntimos secretos. Ponele.

 

¿Cuál es el truco para evitar caer en el cursi dentro de la   sensibilidad que tocan tus canciones?

 

-    ¡Por primera vez en años que me dicen ñoña!

 

Pero en modo camuflado.

 

-    Sí, un gran truco fue hacer los temas en inglés, igualmente ahora que estoy volviendo a mi lengua voy a dejar de decir cosas como “tu” y “nena”

Entonces cambiando de idioma te disfrazas...

-    Ajá, me hago la que no me doy cuenta.

¿Qué le tenés prohibido a Mariana Päraway?


-    El rasguido. Me cuesta muchísimo y parece que algo dentro de mí lo prohíbe.


Pero alguno tendrás que hacer…

-    Muy pocos, está BAILAR y HORSES…

¿Tocarías HORSES ahora para nosotros?

-    No.

¿Qué le tenés prohibido a Mariana Porta?

-    Eeeeeeeee…  Separarse de Mariana Päraway.
 

¿Tocas el violonchelo?

-    No. Estaba por empezar a los 17 con un señor de La Pampa, pero era los miércoles a las siete de la matina y no pintó.


¿Entonces es mentira que el tipo obitó y no aprendiste por eso?


-    ¡Es mentira! (Cuenta a MuchaMerd) En realidad dejé de ir y empezó un amigo en mi lugar, la idea era armar una orquesta juvenil en Santa Rosa y hasta te daban el instrumento. Yo le regalé el arco a mi amigo y éste se hizo muy amigo del viejo que enseñaba ¡Quien ahora sí murió y le dejó de regalo el cello! (Se ríe). Lo peor de todo es que en el marco de corrupción del señor, el instrumento era del estado y no de él.

 

 

Ok, si todavía lo tiene lo vamos a denunciar a tu amigo.


 

 

¿Cómo se defiende un disco FOLK en Cosquín Rock el día de bandas de metal?


-    Fue muy loco, no sé tocaba Hermética (ponele) y no sé quién más. Empecé a tocar apenas llegué, porque llegué tarde y la gente se iba acercando. Yo sola con mi guitarra criolla en el “metal fest”.  Fue muy bonito, salvo el camarín que estaba hecho de una media-sombra atada con precintos y todos chabones de negro.

 

¿Eso afectó tu flujo creativo como para hacer un nuevo disco de heavy?


-    No exactamente pero estoy haciendo algo medio Atahualpa Yupanqui. Raro, pero a la gente de mi sello nuevo les gustó.


¿Cómo te fuiste de tu antiguo sello?

-    No tenía.

¿Y Fader Records?

-    No son un sello.

¿Te hicieron el aguante?


-    (Risas) No, les pagué como corresponde.


¿Por qué te fuiste a grabar a Bs. As?


-    Porque mi productor (Leandro Lacerna) vive allá y es más barato ir yo que traer todo.


¿Las lacias quieren ser ruludas?


-    Sí. Totalmente.


Actualmente está eso de estar con o en contra del gobierno… ¿cuál es tu postura como artista?


-    Los artistas hacemos la cultura. Yo soy muy de ir al ministerio a pedir cosas. Tenemos que recibir ese apoyo. O sea, hay plata y uno es parte de la cultura. Los que se autocensuran por ideología política están perdiendo oportunidades.


¿Cuál fue la última canción que les enseñaste a tus alumnos?


-    Cactus de Cerati.

Y casi como una película quieta vemos partir en expansión sostenida a  la dicotomía de niña buena-mujer mala en una sesión de espiritismo a mal traer.
Ah?