Feria-Contra-thumb.jpg
Nota: Valentina Mazziero   |  Foto: Muchamerd.com.ar
Una vuelta por la Feria de Libro 2015
13.10.2015 | Espacio Julio Le Parc

Desde hace unos días se está llevando cabo la Feria del Libro 2015 en la provincia. Bajo el nombre de “Mendoza tierra de libros” y con el LeParc como escenario, esta nueva edición del evento literario más importante de la provincia, viene cargada de actividades que tienen como centro a las letras mendocinas.

El sábado 2 de octubre se inauguró la feria. De eso ya ha pasado más de una semana, y pasear por la feria del libro, es un pendiente para cualquier fan de la lectura. Al entrar puede verse que -como todos los años- el LeParc está colmado de los stands de las librerías mendocinas ofreciendo al público una amplia variedad de títulos. Aprovechando el afluente de gente, muchos libreros se lanzan a realizar ofertas y hasta hay algunos que desafían a cualquier economista al rezar: “libros desde 10 pesos”. De los cerca de 70 stands armados, hay librerías que ofrecen títulos nuevos, otras que ofrecen usados, ONG’S, organismos públicos y editoriales.

 


La posibilidad de bucear por todas las librerías mendocinas en un rato, hace que podamos encontrar el último título de nuestro escritor sueco favorito, pero también alguna joyita usada que no se consigue en todos lados. Se pueden ver también comics e historietas, acompañados de los conocidos muñecos de colección. Hay además puestos relacionados con la religión, con el tango, uno dedicado a las bibliotecas populares de la provincia, y otros que tienen que ver con la diversidad sexual, entre varios más.

 


Un stand que llama la atención es el de EDELIJ (Espacio de Literatura Infantil y Juvenil). Dedicado a los pequeños lectores, EDELIJ ofrece libros de editoriales que no se consiguen en cualquier lugar, ya que detrás de cada título hay un estudio previo. Además, este año, se ofrece la posibilidad de vivir el cuento de Alicia en el país de las maravillas. Silvina Juri, directora de este espacio nos cuenta sobre esta idea: “con la muestra sobre Alicia en el país de las maravillas quisimos rendir homenaje a los 150 años de la primera publicación del libro de Lewis Carrol. Entonces junto a la fundación Antisopa, convocamos a autores mendocinos o que residan en la provincia a ilustrar pasajes o personajes de la obra de Alicia. Ellos nos hicieron llegar obras con un talento muy particular, donde hay gran diversidad en las estéticas, y también se manifiesta la ruptura con los modelos más estandarizados.”

 


Más allá de que el armado de stands sea similar al de las ferias de otros años, esta resalta por una característica evidente: la grilla de actividades es en su mayoría mendocina. Han participado y lo seguirán haciendo, cerca de 162 autores y autoras en su mayoría de la provincia y la única muestra montada en el espacios es la del mendocino Alberto Thormann. En ediciones anteriores, el plato fuerte de la feria ha sido algún reconocido escritor porteño, pero en esta, llama la atención que las presentaciones, charlas, debates y proyecciones sean de artistas nacidos o residentes en la provincia. En esta edición, por ejemplo, se destaca la presencia del reconocido escritor mendocino Rodolfo Braceli, quien el viernes 16 presentando su último libro “El hombre de harina y otros relatos agredecidos” editado por EDIUNC. Para saber qué es lo que se puede hacer durante lo que queda de feria, descargá la programación completa desde acá.
Opiniones desde adentro

 


La organización de la feria de este año ha dado algunos puntos para debatir, y es imposible que al charlar con algunas de las personas que ocupan los stands, no salga el tema de la impronta regional que se le ha dado.

 


Teodoro Luis Arcuri, es escritor y presidente de la Sociedad Argentina De Escritores (SADE). Desde esta editorial, se apoya de manera activa a los escritores mendocinos: “acá tenemos cerca de 140 escritores y escritoras de Mendoza”. Sobre el hecho de que lo importante de este año sea lo relativo a la provincia opina: “Me inclino más porque la feria sea de escritores mendocinos, pero tampoco le cerraría la puerta a gente de afuera. Lo que pasa es que a los de acá no los conoce nadie, porque no tienen grandes oportunidades. Primero y principal porque nosotros los escritores de Mendoza no tenemos muchos medios que nos apoyen, ni cadenas de difusión, ese es el mayor problema. Acá no tenemos editoriales que difundan, sólo tenemos imprenta que hacen el trabajo, pero por cuenta y riesgo del escritor.”

 

 


Desde el espacio EDELIJ participan en la feria desde hace 5 años y su directora Silvina Juri, opina los siguiente: “la feria de este año ha tenido una impronta regional, pero me parece que debería tenerla de acá a una continuidad en el tiempo, para que sea diferente a las que se hacen en otros lados. Hacer una feria regional es algo coherente si se mantiene en el tiempo. De todos modos es positivo que venga gente importante a nivel país, tampoco hay que cerrarse. Y también está bueno que se le dé importancia a los escritores locales siempre que sean contratados y bien reconocidos.”

 


La palabra oficial la aportó Regina Pupi Agüero, directora de “Mendoza tierra de libros”, quién habló sobre la decisión de hacer una feria con mayor presencia mendocina: “se habló mucho sobre falta de presupuesto, pero el presupuesto nunca estuvo ausente, sino que sí estuvo presente el criterio de gastar lo indispensable. Entonces se planteó la feria  con estas características, de privilegiar a los autores mendocinos, toda la producción literaria de la provincia, y además la posibilidad de ofrecer una diversidad de temas mediante foros, temas, charlas, debates, proyecciones.  Así  es como lo literario estuvo atravesado por el deporte, la diversidad sexual, el tema de género, de la memoria, todos los temas posibles.”



Sobre la presencia de las letras mendocinas en ediciones anteriores, Agüero expresó: “los escritores mendocinos  están siempre, lo que pasa es que en esto se ha intensificado, por un tema de convicción que se comparte con la gente de cultura: la idea de valorar fundamentalmente lo nuestro  y creíamos que era una muy buena oportunidad de darle mayor visibilidad a las letras nuestras y que esa fuera la finalidad de la feria. Cada persona o gestor  que le toca hacer la feria tiene derecho a ponerle su impronta, yo estoy convencida que siempre lo provincial, lo regional, debiera ser el plato fuerte de la feria.”