Mostros-contra-thumb.jpg
La alucinante colección de monstruos de Guillermo del Toro
01.08.2016 | Los Ángeles

El director mexicano compartirá su basta colección de objetos fílmicos, en el Los Angeles County Museum of Art (LACMA).

 

Esta exhibición contará con 600 piezas de la colección privada del director y será presentada desde el 1 de agosto hasta el 27 de septiembre y llegará a otros museos en Minneapolis y Ontario el próximo año.

 

Guillermo del Toro: At Home With Monsters, no solo nos presenta a las criaturas más repulsivas del cine, sino también a las mentes detrás de la inspiración de Guillermo.

 

Dado que no estamos muy cerca de Los Ángeles y lo difícil que resulta viajar a los EEUU a visitar esta espeluznante muestra, nosotros les dejamos a continuación algunos de sus objetos más destacados:

 

 

Monica Almeida/The New York Times

 

Frankenstein toma el té

 

La oficina de Guillermo del Toro contiene decenas de referencias a “Frankenstein”. “Para mí, Frankenstein es el monstruo más conmovedor y hermoso que hay, y es una pieza de diseño impresionante”, dijo.

 

Del Toro espera adaptar esa historia algún día. “Es un libro tan hermoso, y fue escrito por una adolescente y tiene todo el desasosiego de esa edad”. El Frankenstein en la silla de maquillaje se basa en fotos de Boris Karloff, que toma té en el plató de sus películas de la década de 1930, con su maquillista, Jack P. Pierce.

 

El maquillista ganador de un Oscar, Rick Baker, fue quien sirvió de modelo de las manos de Pierce. “Hicimos que Rick posara y modelara sus manos”, relató el director. “En cierta forma, es conmovedor”.

 

Monica Almeida para The New York Times

 

Una figura de ‘Blade II’

 

Este busto de “Blade II” es uno de los muchos que hay en la casa. “Entre más tenía, más disfrutaba la experiencia de haber rodado la película”.

 

 Credit Monica Almeida para The New York Times

 

Una exhibición tormentosa

 

Una ventana falsa da la impresión de que hay una tormenta afuera, con todo y los sonidos de los relámpagos y la lluvia: “Es increíblemente relajante”, dice el cineasta.

 

En su escritorio hay un modelo a escala de la mansión de la Princesa Diana. “Me encanta la idea de la casa de muñecas, así que ahí es donde viven mis muñecas de ‘Twilight Zone’. Me gustó como escritorio por un tiempo, pero prefiero el sofá porque es magnífico para las siestas. Tienes que escribir donde puedas quedarte dormido”.

 

Monica Almeida/The New York Times

 

Los libros de terror como inspiración

 

Los libros en edición rústica color crema ubicados en la repisa central son los primeros libros de terror que Del Toro compró de niño, entre ellos se encuentra “Best Horror Stories”, una antología de 1971, de cuando tenía siete años.

 

“Forrest Ackerman es mi héroe. Le escribí para que me adoptara; mi papá encontró la carta y me dio una reverenda golpiza”, dijo Del Toro, usando palabras altisonantes, pero soltando una carcajada al recordarlo.

 

¿Y el hombre en la foto? “Es H. P. Lovecraft. Está leyendo uno de sus libros; está revisando que lo hayan editado bien”.

 

Monica Almeida/The New York Times

 

La sala

 

“Estas dos pinturas son de Michael Deas. Es quien hace todas las estampillas conmemorativas del correo de los Estados Unidos; hizo a James Dean y a Poe, y le pedí que hiciera un Poe y un Lovecraft”, comentó el director.

 

En la sala vemos a Edgar Allan Poe sentado, una de las muchas estatuas de tamaño natural que Guillermo del Toro encargó: “Me hice el propósito de vivir con todos los personajes que admiro. No les hablo. No estoy loco… todavía”.

 

En una caja de vidrio de la mesa de centro hay una cama decorativa en la que yace un esqueleto; se trata de una reproducción de la cama del capitán del parque temático de los “Piratas del Caribe” de Disney. “Nos subimos a la atracción algunas veces y fotografiamos la tela, para que nos la hicieran en miniatura”.

 

Monica Almeida para The New York Times

 

Un parte de la utilería de ‘Hellboy II’

 

“Le compré la pistola de ‘Hellboy I’ a la producción al final de la película, y después se las renté para ‘Hellboy II’ a cambio de más utilería. Dije: ‘En toda esta toma, la pistola es gratis, pero me tienen que dar el huevo gigante’. Me encanta esa película. Creo que es una de mis favoritas”. La cabeza sin cuerpo que está al lado es de “Blade II”.

 

 Credit Monica Almeida/The New York Times

 

Calaveras

 

Del Toro no sabe cuántas calaveras tiene: “Probablemente son más de 100. Me parece que son un objeto hermoso”. Todas, a excepción de unas cuantas, son falsas. “No quiero tener el cráneo de una persona. Me da escalofríos. No me gusta nada que tenga que ver con sangre de verdad ni violencia del mundo real. Como mexicano he vivido algunas cosas, pero es simplemente perturbador”.

 

 

Él prefiere la versión del artista. El esqueleto de la izquierda es de Hatbox Ghost, de la atracción “Haunted Mansion” de Disney. “De todos los frikis de ‘Haunted Mansion’ solíamos obsesionarnos con él”, dijo del Toro, quien creó un modelo a escala de la atracción.

 

Monica Almeida para The New York Times

 

Johnny Eck

 

Johnny Eck, un artista secundario de circo que nació sin piernas, apareció en “Freaks”, la película de Todd Browning de 1932. “Era un tipo bien parecido”, dijo Del Toro. “Esa es una escultura realmente bella por la forma en la que fluye la sangre en ella, puedes ver la vena saltada en la frente, y la mano que está en el suelo está hinchada de sangre mientras que la otra está vacía”; es detallada hasta en el vello corporal.

 

“Cada pelo se colocó con una aguja: enhebras la aguja con el pelo, lo inyectas y sacas la aguja. Una parte es de pelo de yak y otra es de cabello humano”.

 

 

 

 

 

Fuente: Nytimes.com

Alternative content