Bowie02-thumb.jpg
Mick Rock: "Era imposible sacarle una mala foto a David Bowie"
05.05.2017 | La Rural

Antes de la muestra que se inaugura en La Rural, el legendario fotógrafo del rock habla acerca de su relación con el Duque Blanco y de la película que repasa su vida y obra.

Hace casi 50 años, Mick Rock realizó una de sus primeras sesiones de fotos con Syd Barrett, el ex líder de Pink Floyd. En el transcurso de pocos años, documentaría el ascenso del glam rock, y crearía retratos icónicos de David Bowie, Lou Reed e Iggy Pop -incluyendo las imágenes dinámicas que adornan las tapas de los discos Transformer y Raw Power, respectivamente. Con los años, retrató a Queen, Blondie, Mötley Crüe, los Sex Pistols, Snoop Dogg, los Yeah Yeah Yeahs y muchos otros, y también publicó varios libros que demuestran por qué tiene una de las lentes más agudas de la música.

 

Ahora Rock participó en un documental sobre su vida y su carrera, Shot! The Psycho-Spiritual Mantra of Rock, que podrá verse dentro de las actividades de BOWIE By ROCK, la muestra que estará en La Rural desde el jueves 4 hasta el domingo 28 de mayo. Dirigido por Barnaby Clay, quien anteriormente trabajó en cortos para Rihanna y Tv on the Radio, Shot!... cuenta la historia del fotógrafo en detalle, desde la manera en la que el LSD lo abrió artísticamente a las historias detrás de algunos de sus retratos más reconocibles. A lo largo del documental, Rock cuenta anécdotas acerca de sus musas más famosas -enfocándose particularmente en Bowie y Reed, a quienes dedicó la película- y revela cómo batalló con demonios privados, incluyendo excesos con las drogas. (La película está estructurada alrededor de una experiencia cercana a la muerte que involucró un incidente desagradable con cocaína, y una cirugía de bypass en el corazón).

 

¿Por qué quisiste hacer este documental?

 

No sé si quería hacerlo. Pero la gente, incluyendo la BBC, me venía preguntando sobre un documental desde hacía 15 años. Tuve mis dudas acerca de hacerlo, porque quizás era un gran error. Después empecé a pensar: "No, ya estás demasiado adentro".

 

¿Cómo se sumó el director Barnaby Clay?

 

Cuando acepté hacer esta película, me dejaron elegir al director. El hecho de que él nunca hubiera hecho un documental fue importante para mí. De lo que había visto de su trabajo, sabía que tenía un sentido estético de verdad, visualmente. Era un londinense que vivía en Nueva York, a quien le gustaban las mujeres americanas -porque está casado con Karen O, lo cual también ayudó. Y estuvo de acuerdo en que no queríamos gente hablando frente a la cámara. ¿Por qué necesitás la opinión de otras personas sobre la obra de alguien? Si estás mirando una película, o te gusta la obra o no te gusta.

 

El acuerdo original era que el documental tenía que ser dos tercios sobre el pasado y un tercio sobre el presente. Y después pensé que había demasiadas cosas en el lecho de muerte. Pero creo lo que produjimos es algo original.

 

El documental se concentra mucho en tu consumo de drogas, incluyendo una serie de fotos que sacaste de cocaína. ¿Tuviste dudas acerca de incluir eso?

 

Pensé que era innecesario. Pensé que era una distracción. Es como el documental de Robert Mapplethorpe -se concentraba demasiado en su vida sexual. Ya sé que se relaciona con su obra, pero lo que recuerdo de la película es una llamada telefónica en la que habla de cómo le hicieron fist-fucking la noche antes y cómo prefería hacerlo él más que se lo hicieran a él. Pensé: "OK, eso es interesante. ¿pero realmente yo tenía que saberlo?". Fue lo único que pude pensar después. Quizás eso dice más sobre mí que sobre la película, pero creo que distraía la atención de su trabajo.

 

 

¿Aprendiste algo nuevo acerca de vos al ver tu historia de vida?

 

No. Sigo sin entender nada de ella, y fue caótico cómo se desarrolló. No es algo lineal porque mi vida no fue lineal. La única constante para mí fue el yoga que hice, y el LSD fue muy importante. Y podrías decir que tuve mucha suerte de que mi primer modelo fuera mi amigo Syd Barrett. ¿Pero cómo ocurrió el resto? Claramente tenía algo orgánico intuitivo, porque mucha gente a la que le saqué fotos no eran tan conocidos cuando los fotografié.

 

¿Sentís que estableciste una cierta imagen?

 

Sería tonto tratar de analizarlo. Nunca analicé mis fotografías. Tengo un proceso -un proceso interno- y no lo puedo explicar. Para mí parece como si por momentos hubiera mucho drama; creo que yo tengo una actitud, y un aspecto obsesivo. Vengo del rock & roll; no podés tener solo un estilo. No soy un fotógrafo de moda. Incluso si mirás mis fotos de Kate Moss, no están tomadas como fotos de moda regulares -ni yo quise que fuera así.

 

Le dedicaste la película "al genio eterno de David Bowie y Lou Reed". ¿Qué cosas de ellos te llevaron a hacerlo?

 

Tuvieron una contribución muy importante al desarrollo de mi propia sensibilidad. Obviamente, yo había fotografiado a Barrett probablemente dos años y medio antes de conocer a David, pero creo que [David y Lou] también eran buena gente. Cuando yo tenía problemas, ambos me ayudaron financieramente. Compraban mis impresiones. Cuando estuve en el hospital por mi cirugía de bypass, las primeras flores que estaban ahí para mí eran de Lou y David. No sólo eran mis verdaderos amigos, también eran mis verdaderos héroes. Mi admiración por su trabajo es fuerte.

 

¿Qué había en Bowie que lo volviera en un buen modelo fotográfico?

 

Era imposible sacarle una mala foto a David. No sabía mucho de él cuando lo conocí. Una de las primeras dos cosas que intercambiamos David y yo en nuestra primera entrevista era que Syd Barrett era amigo mío y que David había conocido a Lou e Iggy en Nueva York cuando había ido a firmar un contrato discográfico con RCA. Así que teníamos esas tres personas en común. Imaginate esa conversación en 1972 entre dos tipos de veintipico.

 

¿Qué pensás acerca de que hoy en día cualquier persona con un iPhone se piensa que es Mick Rock?

 

Me encanta. Sí, es fácil para mí sacar fotos, y puedo sacarlas sin pensar demasiado. Me gusta el mundo moderno, y me gustan las cosas que podés hacer con Photoshop. Pude usarlo para revivir algunas de mis primeras fotos de Syd Barrett que se veían débiles, oscuras, porque estuvieron ahí guardadas durante tantos años.

 

Fuente: www.rollingstone.com.ar

Alternative content