Remolino-800-x600-thumb.jpg
Nota: Analía Martin   |  Foto: Martín Pravata
“No nos guardamos nada”
03.07.2017 | Mendoza

El pasado sábado 1ro de Julio, en el teatro Las sillas, la murga El Remolino entonó sus voces para presentar su espectáculo: “No Hay Plan B”. Nos juntamos con el Quique Öesch, director de la murga, para hablar del show… entre otras cosas.

 

El espectáculo murguero “No hay Plan B” está en movimiento. La murga El Remolino lo presentó en Rivadavia hace algunas semanas con una muy buena recepción del público. El pasado sábado, llevaron el único plan que tienen al Teatro Las Sillas y fue una fiesta. Tienen confirmado una fecha para el 4 de agosto en el Imperial de Maipú y están organizando una gira por los departamentos de Mendoza. ¿Qué significa todo este “Remolino”?

 

El Remolino, una gran masa de agua, tan necesaria en este desierto mendocino, que gira y arrastra hacia “una depresión central”: curiosa polisemia para hablar de una murga que arrastra crítica social con humor. Nos junta, nos pone de frente a lo que somos, nos hace movernos, y expande en el movimiento, los límites que nunca cruzan los noticieros. Esa era la imagen que tenía en mi mente todo el tiempo que duró la entrevista con Carlos Enrique Öesch Kunz, director de la murga El Remolino.

 

¿Realmente no hay plan B?

Eso es lo que nosotros creemos, vale acotar que el nombre del espectáculo surgió en septiembre del año pasado. Cuando ya estaba casi armado. Y en vista de todos los elementos que teníamos en ese momento, nos dimos cuenta que todos caíamos en el mismo lugar. A su vez también nos agarró, el resultado de las elecciones. Entonces este “no hay plan B”, es también decir “hagámonos cargo de lo que elegimos como ciudadanos”. Porque es una elección de todos, eso es lo que somos, eso es lo que elegimos y bueno, hay que jugar con estas cartas.

 

¿Este espectáculo es más bien de reflexión o para venir a reírse?

Intentamos que siempre tenga humor, porque es un poco el eje de la murga. A través de la risa es como la murga comunica y mantiene el espectáculo. Entonces intentamos que el espectáculo tenga la mayor cantidad de humor posible, muy pocas veces nos sale. No Hay Plan B tiene momentos de humor pero también tiene muchos momentos muy duros que nos quedó así, sin querer. Porque nos metimos a escribir sobre temáticas que acosan a nuestra realidad, nuestra cotidianidad y no pudimos ponerle humor, pero tampoco nos interesó sacarlo porque tampoco es que la gente se va del show cortándose las venas. Simplemente se torna reflexivo y muy realista, es difícil en estos momentos que nos toca vivir, tomarse todo a la chacota.

 

¿La murga “debe” entretener?

Yo creo que todo artista que se sube al escenario lo hace con la intención de llegar al público y que al público le guste...no siempre se logra. Pero si vos no entretenés a la gente, si el mensaje no llega y la gente está en un lugar en el que se puede ir, se para y se va. Y si se comió el garrón de entrar a un teatro y no se puede ir, porque le da vergüenza, se le hace difícil pararse, lo que sea… la próxima vez no te viene a ver. No sé si uno tiene que ser el bufón del rey y decir “ay, te tengo contento todo el espectáculo” pero sí uno intenta, a la hora de armar un espectáculo, que sea llevadero para uno que lo canta y para el público también. Los viejos murguista, esos que son mis maestros, gente de 90 y pico de años, ellos dicen “la murga tiene que hacer reír, es una expresión carnavalera, por lo tanto, la gente en los días de carnaval se tiene que sacar la mufa de todo el año”; entonces la murga tiene que hacer reír. Nosotros creemos que no, o por lo menos tampoco nos sale, mantener la risa en el público todo el tiempo. No lo perseguimos. Pero sí tratamos que el público se sienta identificado con lo que nosotros cantamos.

 

 

Cantar en medio de la grieta.

 

“Los remolinos se deben a la reunión de corrientes y mareas opuestas. Estas también se forman por las irregularidades en los fondos de cuencas y cauces que suelen provocar remolinos en ríos y lagos. La intensidad de los remolinos es cambiante, por ejemplo en el mar abierto son gigantes pero sin succión. Por otra parte, los remolinos con gran movimiento del vórtice pueden ser muy violentos y son capaces de hundir barcos en sus rápidas cavidades giratorias”, Wikipedia.

 

 ¿Cómo hablarle desde un lugar crítico a quiénes hoy votaron este modelo de gobierno… o al anterior?

Cabe destacar, que la murga en su esencia nunca es oficialista. Esté el gobierno que esté. La murga se para, de alguna manera, desde un punto de vista muy objetivo. Y desde ahí es donde intenta hacer su labor. La manera que tiene de hablar la murga, es la manera más descarnada y realista. Siempre con los recursos de la murga como la sátira, el chiste, la crítica, el doble sentido. Buscándole el lado humorístico para intentar reflexionar, nosotros y el público, sin por eso creernos los dueños de la verdad. El Remolino hoy plantea ésto, nosotros lo ponemos sobre las tablas y a su vez en tela de juicio. Podemos tener adeptos y detractores de este mensaje, pero no hay otra manera, para nosotros, que hablar como habla la murga: a calzón quitado dando su opinión.

 

¿Cuál es el sentido artístico de El Remolino?

La mayoría de los que hoy están en El Remolino somos los que empezamos hace 10 años atrás. Y eso quiere decir que hemos encontrado un grupo con el cual nos podemos comunicar, con el cual podemos discutir, siempre con intensiones de crecer y de avanzar como seres humanos, como artistas, creo que este grupo permite eso. No siempre esta todo bien, no siempre andamos a las risas,  también hay puteadas… puteadas con respeto- Me dice el Quique y nos reímos. Luego agrega: no sé cómo lo vas a poner a eso… Así, Quique, tal como me lo dijiste. Y continúa respondiendo a la pregunta.

-Nos cuestionamos todo, una palabra, una coma, una lentejuela, y creo que eso lleva a que el 90% de las personas que formamos la murga, sigamos hasta hoy. Hemos encontrado un grupo de contención, un espacio para decir, y para que cada uno de los murguistas sean escuchados. Tratamos de que cada una de esas opiniones estén presentes en los espectáculos para que sean escuchadas. Es la manera que hemos encontrado, que cada uno de los individuos que conformamos el grupo pueda defender una letra a la hora de salir a cantar. Hay una intención, un pensamiento unificado a la hora de cantar y creo que eso se nota.

 

Un remolino en la cabeza

 

El remolino en el cabello puede ser verdaderamente molesto para las personas que se preocupan por su aspecto, ya que la rebeldía del pelo para crecer en diferentes direcciones, contrarias a las del resto de la cabeza, atentan contra la prolijidad de un peinado.

 

 

En una sociedad en donde lo literal es muy importante ¿qué lugar ocupa la metáfora de las letras murgueras?

El estilo que nosotros seguimos es muy directo. Tratamos que sea lo más directo y lo menos rebuscado posible, esto no quiere decir que no tenga poesía, entonces también existe la metáfora, está presente en determinados momentos del espectáculo. Yo creo que nos permitimos un poco más  el vuelo de los compañeros encargados de escribir, de los letristas, en… te podría decir... en la presentación, en la retirada, en la reflexión de algún cuplé. Pero el mensaje de la murga tratamos que sea lo más claro y directo posible, para que llegue a todos los estratos sociales, para que llegue a todo el mundo.   

 

¿Cómo pararse ante las críticas respecto a las letras de la murga El Remolino?

Hacer murga lo tomamos como una manera de hacer militancia. Es nuestra herramienta para decir, para hacer cosas. Hemos decidido no responder ni a los elogios ni a los agravios ante determinados cuestionamientos. Porque es nuestra manera de decir las cosas y es nuestro humilde aporte a la lucha. Esta hecho con mucho amor, con mucha dedicación, muchas horas, con aciertos y con errores. Los errores, aquellos que nosotros como El Remolino creemos que son errores, intentamos corregirlos a lo largo de las funciones. A veces cuando sacamos una letra a la calle, nos damos cuenta que no llegó de la misma manera que nosotros nos imaginamos que iba a llegar, pero bueno, esto es lo que nosotros tenemos, y ésto es lo que El Remolino tiene para cantar.

 

Estilo uruguayo con acento mendocino.

 

¿Sigue vigente el estilo de murga uruguaya en Mendoza como lo estuvo en el años 2000?
Sí, y yo creo que con más fuerza que nunca. Hay más de 14 murgas haciendo estilo uruguayo hoy en Mendoza. Allá en el años 98, éramos muy poquitos. En el 2000 se formó la Buena Moza y La Mascarada, y después de ahí fueron saliendo más y más murgas. Hoy es un movimiento maravilloso. Que si bien hoy le llamamos “murga con estilo uruguayo”, las murgas ya empiezan a tener un estilo propio y muy localista y creo que ahí está la gracia. Donde cada murga le va poniendo su impronta. Algunas tomando solamente algunos elementos de la murga uruguaya, e innovando un montón en un montón de aspectos. Y otros que por ahí, pretendemos ser más fieles al género.

 

¿Por qué esa fidelidad con el estilo?

Primero, porque yo soy el director y soy uruguayo, y porque siempre intento ir a la raíz, a mamar de los viejos, de los grandes maestros que yo tengo por ahí, tal vez sólo en mi corazoncito. Hoy la murga uruguaya, no es lo que era en los años 30 ni mucho menos lo que era a comienzos de siglo, cuando surge. No, nos olvidemos que la murga uruguaya nace en 1908-1909. No es lo mismo la murga hoy a lo que fue en los años 80, por ejemplo, ha mutado, crecido, evolucionado muchísimo con cosas maravillosas. Si vos ves el código, el formato de espectáculo con el cual se maneja El Remolino, tiende mucho más a reflejar lo que sería una murga más vieja. Siempre decimos que nos quedamos en el intento. Primero porque estamos a mil y pico de kilómetros de la cuna murguera, no es lo mismo hacer murga al lado del Rio de La Plata que hacerlo al pie de la montaña. Y después, porque el 95% de los integrantes de la murga son mendocinos. Es como que vos preténdas hacer tonadas en la ciudad de Montevideo. Obviamente podés conocer los códigos, los patrones, los formatos por los que se mueve la tonada, pero no te va a salir como alguien que vive en Las Lagunas. Entonces es simplemente una elección de formato de estilo por dónde ir, por dónde visibilizar el estilo. Nosotros tomamos prestado ese género (murga estilo uruguayo)pero en su identidad El Remolino es netamente mendocino. Justamente por sus integrantes, por la temática, por el ritmo del espectáculo. Los mendocinos somos “patalarastra”, no caminamos igual que alguien que nació al lado del río.

 

 

¿Te quedó algo por decir? ¿Querés hacer alguna observación más acerca del show o cualquier otra cosa que te haya quedado en el tintero?

La gente que vea el espectáculo, va a ver mucho trabajo volcado a un propósito que es “No hay Plan B”. Mucho trabajo primero de los murguistas que están sobre el escenario, que son 22 personas, y que venimos ensayando muy fuerte y lo más a conciencia posible para que la gente se lleve un producto digno. Y también mucho trabajo de la gente que no sube al escenario. Hay un equipo de maquilladoras, sonidistas, compañeros de utilería que colaboran en toda la puesta en escena. La gente que venga a ver este espectáculo va a ver un montón de disciplinas que conjugadas hacen que este espectáculo salga de esta manera. No guardarnos nada. 

Para seguir de cerca a la Murga el Remolino, ver fotos, conocer fechas de "No hay plan B" en los departamentos de Mendoza y escuchar sus canciones; te dejamos a continuación la Fanpage de Facebook: https://www.facebook.com/ElRemolino/

Alternative content