Cordillera-2-thumb.jpg
Nota: Bere Martínez   |  Foto: Axel Lloret
Política, escenario versátil y seductor
17.08.2017 | Sheraton

El director argentino Santiago Mitre y la actríz Dolores Fonsi, visitaron Mendoza para presentar “La Cordillera”. Una película donde lo personal es político. El film se estrena el 17 de Agosto en todo el país.   

Argentina en sus idas y venidas a lo largo de la historia ha transitado por diferentes colores políticos, etapas democráticas y otras de fuerza. El pueblo siempre juzga o venera a sus presidentes. Y también de cholulos y comentaristas que somos, miramos el programa de chimentos de la siesta acotando de la nueva pareja que tiene algún hijo del presidente, de cómo el mandatario/a vacaciona, de la cirugía plástica que se pudo haber hecho algún funcionario. 

 

“La Cordillera” es un thriller político que se mete en la vida del presidente de Argentina, Hernán Blanco. Cada uno podrá ver en él al referente político que le parezca según su experiencia. Él es un presidente que poco a dado que hablar en los medios u opinión popular, intenta ser un buen compañero para el presidente fuerte de la región, que lo llaman “El Emperador”, y tanto esfuerzo por quedar bien que no piensa en su patria. 

 

 

Lo que conocemos de la vida de los presidentes es que viajan de reunión en reunión, cierran negociaciones, dan el ejemplo de ser buen católico hablando con el Papa y en las redes sociales nos muestran cómo se relajan en un spa con su espectacular y feliz familia. Este film muestra cómo esta vida protocolar se junta con la personal que no tiene nada de idealizada. Un problema con su hija pondrá en peligro su construcción política y su imagen en la cumbre presidencial. Se verá en una encrucijada entre intereses de negocios y geopolíticos que lo harán repensar su rol y actuar frente a ello.

Adentrarse en climas tan específicos como una cumbre requiere una gran propuesta estética que se asemeje a ese mundo, y este equipo lo logra a la perfección con mucho detalle en todas las locaciones: ambientes, aviones e incluso vestuario. No por nada es la película argentina más costosa del año.  

La Cordillera es una de esas películas que te dejan pegado a la butaca por su trama. No es una película para tibios ni para los crédulos del noticiero del mediodía. El sello de Santiago Mitre crea productos para inquietos y escépticos de la realidad social. Como ésta también podemos ver “La patota” y “El estudiante” que se muestra el mundo político, con escenarios y épocas específicas pero con resultados que siempre se mantendrán vigentes.

El texto, escrito por Mitre y Mariano Llinás, no te deja perderte ni una palabra, las acciones justas que te cuentan la historia desde adentro con creatividad y un elenco para aplaudir de pie.

 

En una entrevista para Mucha Merd, Santiago Mitre comentó cómo fue hacer esta película que promete ser la joya argentina del año.   

 

Los temas de la película se adentran en territorios específicos que no pueden ser tomados al azar como son un cumbre presidencial y la hipnosis... 

 

SM: Fue un proceso de mucha investigación, en mis películas investigo mucho porque trabajo sobre universo específico que necesitan de la investigación para lograr dar el modo realista que tiene el retrato.
 
 También hay especulación y fantasía que es lo divertido de hacer cine que uno puede tomar algo en apariencia real y luego modificarlo. Igual, siempre hay que confrontarse con la ciencia y lo verosímil.
 
 
 
La conforma un elenco de lujo, tanto los protagónicos como los actores latinoamericanos…
 
 
SM: Fue muy fácil y divertido trabajar con ellos. Son actores propositivos, aman su trabajo y eso enriquece a la labor y a la película y yo como director dejo que tomen control de su personaje porque pienso que así van a lograr una mejor actuación. 
Con Dolores ya habíamos trabajado juntos en La Patota y creía que Darín era la persona ideal para interpretar al presidente.
 
El resto de los presidentes son actores latinoamericanos y el funcionario estadounidense, de él queríamos que hablara en español pero no conocía el idioma, lo dudamos pero Darín propuso que se vería mejor que el estadounidense hablara inglés y así fue. Un gran elenco. 
 
 
Después de su avant premiere en Argentina, ¿Hacia donde viaja?
 
SM: La presentamos en el Festival de Cannes en mayo y ahora iremos hacia Toronto y Londres y muchos más que no recuerdo. 
 
 
Esta es la película más cara producida en Argentina en este año, pero tu primer película “El estudiante” fue realizada de manera independiente, ¿Cómo es el paso del cine independiente al respaldado por una productora? 
 
SM: El paso desde El estudiante a esta polícula fue arduo y lento. Fui creciendo película a película. La cordillera es una película ambiciosa en términos narrativos y de producción; me sentí contenido por la productora, fue un rodaje muy placentero. El estudiante fue muy libre en la que inventábamos escenas sobre la marcha.
 
 
El estudiante fue estrenada en 2011 y realizada de manera independiente filmada los fines de semana. Desde el punto de vista de esta pequeña espectadora, las dos perlas de Mitre se identifican en mucho. En “El Estudiante”, Roque (Interpretado por Esteban Lamothe) es un chico que ingresa a la universidad sin muchas expectativas, por un amor comienza a militar y ahí descubre su vocación. Roque podría haber crecido y convertirse en presidente de la nación, tal cual como Hernán Blanco. Hombres manipulables que ven la política como un logro personal, son estrategas pero siempre alguien les gana la jugada.  En estas dos historia vemos el crecimiento de su director, primero adentrándose en un universo revolucionario y que solo disfrutaremos los que crecemos en ese ámbito universitario para luego de pasar a una cancha más compleja como es la gran política argentina, a la que tiene que representar un país y de esa forma mostrarse, y mostrarnos, al mundo.