Nota: Analía Martin   |  Foto: Guadalupe Carnero
“Lo que está vivo, algo de ruido hace”
11.08.2017 | El Living
Algo-de-ruido-2.jpg

El jueves 3 de agosto, se presentó en El Living la obra Algo de Ruido Hace. Un drama que me hizo pensar en el drama nuestro de cada día. 

Dos hermanos simbióticos han detenido sus vidas tras la muerte de la madre y enfrentan la llegada de la prima. Una visita que la viven como una intrusión, como lo que hace ruido en sus vida de muertos, para descubrir luego que no se puede empezar de nuevo.

 

El costumbrismo is not dead. Y no es de extrañarse que en la provincia de Mendoza una obra con tanto tinte costumbrista, como Algo de Ruido Hace, haya prendido tan vigorosamente. Esta tendencia artística (o quizás ¿movimiento artístico?) que se esfuerza tanto en mostrar las costumbres que tenemos como sociedad, que hace uso -y abuso- del folclore, está presente en el teatro mendocino sin disimulo. Esto se debe, quizás, a que la Facultad de Arte -fuente a la que más tarde o más temprano han de ir a beber nuestros artistas- fomente más los caminos transitados que la investigación. Esto no quiere decir, para nada, que sea algo “negativo”, o “malo”, mucho menos “feo”, estoy simplemente señalando que no hay nada de “nuevo” en Algo de Ruido Hace. 

 

 

Todo está bien logrado. Las actuaciones son una delicia de la interpretación, los actores y la actriz (Cristian Máximo Bucci, Joaquín De Lucia y Guadalupe Carnero), son Maradona haciendo payanitas en su mejor momento, no dejan caer nunca la tensión física ni textual. La escenografía más que acompañar la historia, la completa y la trasciende. Música, luces, entradas y salidas de escena, todo, funciona en esta obra. Es un clásico sin tratarse de un texto “clásico”, ya que la dramaturga porteña Romina Paula escribió la obra hace sólo nueve años atrás (2008).
 
 
Ahora bien, en tiempos de caos, de violencia, de superproducción de información que desinforma; es natural y hasta sano que volvamos a nuestras raíces. La denuncia de las chanchadas que hacemos como sociedad, los lados oscuros que tiene nuestro “folclore”, es el deleite y motor del teatro. Y Mendoza tiene mucho de todo eso. El mensaje de Algo de Ruido Hace es urgente porque trata de los vínculos afectivos y humanos. Hay una violencia contenida, y no tan contenida, entre los tres personajes de la obra que nos interpela como sociedad, y como integrantes de familia. No es casual, me animo a decir, que la obra se ambiente en los años ochenta. Es quizás la década más híbrida de la historia Argentina, generación hija de los sesenta y setenta combativos, y en gran parte abatidos. Hermana mayor de los noventa con toda la explosión de la industria en América Latina, la globalización y todo eso. Es quizás en la década de los ochenta, en donde perdimos conexión con lo humano, perdimos la comunicación entre nosotros, entre nosotras. 
 
 
A lo macro que atraviesa toda producción artística, el teatro lo enriquece con los detalles íntimos que solamente la presencia física con la ficción puede darte. La obra sucede en El Living. Detalle hermoso éste porque es, a su vez, en el living de una casa retirada de la ciudad en donde transcurren las accciones. Así que de pronto ahí estas vos, tomando un vino en “El Living” de unos pibes que ponen su casa y su tiempo para que la música, el teatro y cualquier artista lo use como trinchera, mientras al gobierno de Cornejo se le incendian los teatros y museos. En ese living se transforman los tiempos, y por un buen rato, ya no sabés si la soledad, el amor y ese mundo familiar plagado de relaciones extrañas, es tuyo o no. 
 
 
El drama se estrenó en el año 2013, y marcó el debut de la actriz y dramaturga Valeria Portillo en la dirección teatral. Además fue ganadora de Fiesta Provincial del Teatro Selección 2015 y fue uno de los montajes que representó a Mendoza en la Fiesta Nacional del Teatro 2016.
 
 
Ficha técnica:
 
Dramaturgia: Romina Paula
Dirección: Valeria Portillo
Actúan: Cristian Máximo Bucci, Guadalupe Carnero, Joaquín De Lucia
Vestuario: Valeria Portillo
Escenografía: Carlos Croci
Fotografía: Guadalupe Carnero
Operación técnica: Carlos Croci
Prensa: Mariela Encina Lanús • ARGOT Prensa
 
 

Alternative content