Nota: Bere Martínez   |  Foto: Lengua Original
Shakespeare siempre da para más
05.09.2017 | Teatro Quintanilla
Macbeth-2.jpg

La tragedia “Macbeth” se volvió a presentar. En el Teatro Quintanilla, Guillermo Troncoso revivió al dramaturgo inglés contando este clásico universal.  

Traer a Shakespeare a estos tiempos y que sea atractivo es un desafío. Guillermo Troncoso logró una  obra por demás atrapante después de haber estudiado mucho a Shakespeare y todo lo que conlleva a semejante genio de la dramaturgia mundial. Troncoso no se quedó con el texto de arduo abordaje y antiguo estilo, sino que innovó con una historia contada por títeres y con refuerzo audiovisual. Él dice que quiere llevar al autor inglés a los jóvenes, pues... ¡meta cumplida!, ya que en la sala éramos bastantes los que nos vimos cautivos por esta tragedia.

 

 

Macbeth, la historia del hombre que se deja llevar por la ambición y el camino de flores que parece ser su vida. Basada en un reino del siglo XVII, donde Macbeth guiado por unas brujas y su esposa, aunque con temor, se apropia de un reino que gobernará con tiranía eligiendo de aliados a los peores consejeros. Con esta sed de poder y sintiéndose invencible se relaja en su trono, confiado en lo que falsamente había conquistado. Una historia que nos parece distante, pero hay una magia en ciertos textos de la literatura universal que los vuelven atemporales.  

 

Cuando entramos a la sala, automáticamente nos hundimos en este universo trágico, el recurso audiovisual, te hace repensar si querés sentarte. Es común encontrar en los textos de Shakespeare la referencia al infierno, un infierno que por la verosimilitud de su prosa, nos hace sentir sumergidos en el más profundo de los infiernos.

 

 

El combinar el arte escénica con lo audiovisual todo lo que no está al alcance de recrear los personajes, se plasma en las pantalla. Las guerras, las multitudes no son escenas fáciles de plasmar en un escenario, y el apoyo que le da la imagen al texto fue muy bien jugado. 

Si sos de los que pensás que lo títeres son solo para chicos, aquí Guillermo te demuestra lo contrario. Explotó un recurso poco utilizado en el teatro dramático mendocino, y a mi entender, le da un toque especial a la historia. Pues tan manipulable como son los títeres, así es Macbeth.  

 

 

Ficha técnica. Macbeth


Idea, actuación y dirección: Guillermo Troncoso.

Lugar:Teatro Quintanilla (subsuelo plaza Independencia, Ciudad).

Foto: Huaira Lucero.
Actrices invitadas: Sandra Vigiani, Graciela Lopresti y Andrea Cardozo.

Diseño y realización de Títeres:Rodolfo Carmona.

Diseño y realización de Vestuario:Andrea Cardozo.

Escenografía y dibujos:Rodolfo Carmona.

Realización escenográfica:Marcelo Becerra.

Edición musical:Ariel Buttini.

 

Diseño lumínico: Noelia Torres.