Nota: Bere Martínez   |  Foto: Gustavo Gorrini / Mauricio Cáceres
Los perros, los chicos y Laughton se llevarán toda tu atención
06.09.2016 |
No-con-Cont.jpg

La historia de un grande del cine llevada al escenario. “Ni con perros ni con chicos” un musical que dejó boquiabiertos a todos. 

Nunca trabajes ni con perros, ni con chicos ni con el gordito Laughton, porque ellos se llevaran toda la atención. El musical basado en la vida de Charles Laughton que nos hace amar, reír y llorar. Decir la misma frase con infinitos modos y sentimientos diferentes es tarea de talentosos, y él es uno de esos.

 

 

Una navidad en París inspiró a Fernando Albinarrate a escribir “Ni con perros ni con chicos”. No a muchos nos interesaría la vida del cineasta Hollywoodense, pero con ideas en su cabeza y el apoyo de su esposa y amigos se animó a plasmarlo. Y además acompaña con el piano en un rincón del escenario.  

 

 

 

“La música es la mejor disciplina que toma los mejores atajos hacia nuestro universo emocional” confiesa Javier Daulte, feliz de dirigir esta puesta.  Y resalta la guía musical de su compañero Albinarrate que lo ayudó en el proceso creativo. 

 

 

Un documentalista novato, se inspira y enamora de la vida de Charles Laughton, el exitoso actor y director inglés radicado en Estados Unidos.  Para contarlo lo hace en la voz de quien más los conoce, su esposa Elsa Lanchester, famosa por su papel de  la novia de Frankestein.

 

 

Con una escenografía simple y versátil nos adentramos en la intimidad de la pareja. Flash back que nos hacen viajar del presente hacia el pasado, donde revivimos aquella época dorada del cine. Omar Calicchio se encarna en la piel del protagonista y nos muestra sus sueños, miedos y alegrías. En post segunda guerra mundial, Laugthon feliz con su vida en el nuevo mundo añora su Inglaterra querida y recuerda a exponentes de esa época como lo es Bertolt  Brecht. La historia se desencadena con Elsa Lanchester, en el cuerpo de Laura Oliva, quien después de enviudar, día a día le narra sus vivencias a Andy Jenkings (Federico Coates), Una cuarta actriz, Daniela Pantano, en el papel de Sandra, asistente de Elsa y enamorada de Andy le da un dinamismo diferente a la puesta. 

 

 

 

 

Nos sumergimos en la vida de estos actores, sus trabajos, sus sentimientos, sueños y sus momentos buenos y malos.  A estos cuatros artistas se le suman Fernando Albarrinate y Uriel Kaufman quienes con el piano y el clarinete, respectivamente, acompañan la obra. Con diferentes estilos, sorpresas y juegos nos introducimos en este mundo musical. 

 

 

A lo largo de la trama se pone sobre las tablas el dilema del trabajo de los artistas y esta magia que nos hace amar el teatro

 

 

 

El teatro Independencia se puso a la par del Cervantes durante dos noches para recibir a estos monstruos de lo musical, pero la sala estaba casi vacía, algunas personas en los palcos, otras en la parte central, pero predominaban las butacas libres. ¿Será que le faltó difusión? o ¿es que los mendocinos elegimos pagar entrada para ver a un bombón de pantalón apretado con carisma que cuenta un par de chistes, en vez de artistas con trayectoria que actúan al mismo tiempo que cantan y bailan encendiendo el escenario?. La fecha del mes, cuando los bolsillos ya están vacíos,  es otro factor que influye a la hora de hacer planes, nos comenta Dario Anís, Director del teatro Independencia. 

 

 

 

A sala llena o vacía, ellos dejaron el alma en el coloso de la provincia. Elsa cerró con un monólogo que erizó la piel a los espectadores. Ella dice que los finales son tristes, pero el de esta obra nos llenó el corazón.

 

Ficha técnica:

 

Dirección: Javier Daulte

Texto: Fernando Albarrinate

 

 

Elenco:

 

Charles Laughton: Omar Calicchio

Elsa Manchester: Laura Oliva

Andy Jenkings: Federico Coates

Sandra: Daniela Pantano

 

Músicos:

 

 Piano: Fernando Albarrinate

Clarinete: Uriel Kaufman

 

Dirección musical: Fernando Albarrinate